RSS

Monthly Archives: May 2005

Cuando llegue de caminar aquella mañana

La señora cartera lo había dejado en el buzón

A principios de este mes recibí un paquete que me mandaron de mi casa de Caracas, contenía entre otras cosas siete cintas VHS (de seis horas c/u) full de “Café con Pan”, que me he devorado en el término de seis días, doy las gracias públicamente al Sr. Manolo que tan gentilmente lo trajo a esta orilla.

El programa de Lazo y de Simón a veces resulta entretenido, loco e incoherente, asi como en “equilibrio inestable”, pues bueno en uno de los programas vi las pulseras de la bandela de Venezuela, que antojo, diossssss que ganas de tener alguno de los modelos.

Chateando con la otra orilla comentamos que el programa de Franco de Vita a mi me gusto, aunque habia opiniones que estaba malísimo, pero yo desde mi sentimiento idealizado lo encontré bien bonito, además a Franco nunca lo podré olvidar, organizar un concierto en Gijón fue la experiencia mas gratificante que he tenido en España y él fue uno mas que se sumo a la organización gratuítamente (como yo misma). Comentamos lo de las pulseras y los últimos modelos, la de la bandera, la de la vino tinto; a todas estas yo tenía las del Principado de Asturias (amarilla y azul) y se nos ocurrió hacer un intercambio.

Llevo una semana esperando que lo que inventamos las dos en las dos orillas llegara, habiamos acordado que aprovechando que Luchi venía a Madrid me enviara a esta orilla las pulseras de la bandera de Venezuela, llegó a Madrid en domingo y pensamos que el lunes ya podría el sobre en el correo, el miercoles no llegó nada al buzón, ni el jueves, ni el viernes, ni el sábado……..Le habían dado el dinero para los costos de estampillas (aqui sellos) pero se ve que sus múltiples compromisos, sus idas a los toros, al futbol, coincidiendo con la Feria de San Isidro; cuando ya teníamos las esperanzas perdidas de que el sobre llegara, el domingo la “caze” entrando al MSN de una manera furtiva a hora intespectiva, ¡¡¡¡¡¡¡¡ohhhhhh suerte¡¡¡¡¡¡ como era la hora tonta del domingo aproveche para planchar la ropa (la actividad que mas aborrezco del mundo) y estaba frente al monitor de la computadora, guaauuuuu el cartelito se levantó e inmediatamente le escribí, ella todavía estaba en Madrid y me dijo que habia puesto el sobre en el correo el sábado, nos saludamos y hablamos cinco líneas.

El  miércoles salí a caminar,  el día estuvo explendido, con sol, ya voy a ponerme en el banco del parque para agarrar mi bronceado caribeño en el Cántabrico, ademas de aprovechar cualquier salida para caminar por la acera que hace sol, la gente criolla empezará a decir “fia del alma pero que calor hace”, yo estaré féliz, me levataré temprano, es una actividad diferente cuando sale el sol. Al abrirse el ascensor me encontre con una vecina que ha tenido un bebe recientemente que esta muy hermoso, en esta nuestra comunidad la gente parece osca, estan como enfadados los unos con los otros (así me dijo el Sr. Cuesta el otro día que me agarro en el parque) y ni me ocupe de ver el buzón al salir del edificio. Cuando venía por la acera de regreso de mi caminata la moto de la cartera no estaba, oh oh, alomejor hoy no vino, abri la puerta del edificio y lo vi en el buzón, así como medio colgandito, me costo sacarlo, pero valió la pena; la barra de pan canilla (aqui baguette o cuarto largo) se partió a la mitad, el sobre de manila lo abrí en el ascensor, vi que traía chocolates Savoy, hummmm que rico, las pulseras por finnnnnn, pero lo mejor de todo fue saber que fue mandado con cariño, puesto con cariño en el correo a pesar de la espera y de la tarifa mas barata y recibido con muchísimo cariño.

Señora cartera, es usted un encanto, antes había un señor cartero, recien mudada a esta casa me toco al timbre y me dijo “carta internacional” con una emoción como la mía de hoy al recibir el paquete de las ilusiones. No si ya lo hemos comentado siempre “las cartas que no se ponen en el correo nunca llegan, las demás siempre vienen a su destino”

Aprovechando el paquete del Sr. Manolo, me apunte a la moda religiosa

C dijo que se ponía una sola y hasta se baña con ella

 
2 Comments

Posted by on May 30, 2005 in Nuestros cuentos

 

Tags:

Venezolanismos chéveres

“Vocablo, giro o modo de hablar propio de los venezolanos”,

Diccionario de la Real Academia Española (2001)

Así como en casa se colocan apodos a ciertas cosas, se les llaman por nombres que fuera de ese contexto no tendrían sentido, y se llega a crear una especie de código familiar dado por las referencias históricas o por la simple convivencia, pasa en este creativo y variopinto país Venezuela, que siempre se las ingenia a la hora de incorporar nuevas expresiones en la lengua cotidiana. Este hecho quedó demostrado por los 1.497 venezolanismos que fueron aspirantes a ser incorporados a la edición del año 2000 del Diccionario de la Real Academia Española (DRAE).

A continuación te presentamos algunos de ellos, para que “tripees burda” con el léxico de este gentilicio:

Abollado: Aporreado, golpeado, en mal estado.

Agarrao: Tacaño, persona poco espléndida.

Amapuche: Cariño, afecto, amoroso, demostración de afecto o cariño, Antiparabólico: Persona a la que no le importa nada.

Año de la pera: Se refiere al pasado, antiguo, caduco.

Apartaco: Apartamento, morada o lugar de reunión.

Arrecochinar: Arrimarse cómodamente y con descaro, recostarse.

Bala fría: Comida rápida.

Bandera: Persona poco discreta, poco cautelosa.

Bochinche: Ruido, desorden, relajo.

Burda: Mucho, en gran cantidad.

Buzo: Persona que mira fijamente a otra con intenciones morbosas.

Cachifo(a): Servidumbre, persona que trabaja al servicio de otro.

Cacho: Infidelidad, adulterio.

Caleta: Agarrado, egoísta, poco espléndido

Candela: Peligroso, de cuidado.

Carajo, del: Muy bien, súper, expresión que denota satisfacción.

Chalequear: Burlarse, reírse o mofarse de alguien.

Chichón de piso: Persona bajita, enana, pequeña.

Chimbo: Malo, en mal estado. Situación desagradable.

Chiripa, de: Hecho casual o fortuito.

Choro: Ladrón, amigo de lo ajeno, el que no respeta la propiedad.

Coba: Mentira, embuste.

Cocos: Usado para nombrar los senos que llaman la atención por su tamaño.

Culillo: Susto, miedo a algo o alguien.

Curda(o): Bebida alcohólica. Persona que bebe en exceso. Estado etílico.

Cuaima: Serpiente, culebra. Por extensión mujer tramposa, despiadada y celosa.

Despelote: Desorden.

Engorilarse: Ponerse bruto, estar entre terco y violento.

Enratonao: Resaca. El que sufre las consecuencias de una borrachera.

Fría: Forma coloquial con la que se nombra a la cerveza.

Guáramo: Valentía arrojo.

Guiso: Negocio turbio y sospechoso.

Jurungar: Revisar, tocar buscando algo, palpar.

Ladilla: Individuo fastidioso, molesto, a quien todos evitan sin suerte.

Machuque: Relación sexual furtiva y casual.

Mamando: Estar sin dinero

Mamarro(a): Cosa enorme y vulgar.

Manguangua: Algo fácil, sencillo, elemental.

Matraquear: Pedir un soborno.

Metiche: Persona entrometida.

Muérgano: Persona malvada, sin sentimientos.

No va pa’l baile: Exclusión o rechazo de una persona poco deseada.

Pacheco: Frío, baja temperatura.

Palo: Copa o vaso de bebida con alcohol.

Paloma: Órgano reproductor masculino. Persona hábil.

Pana: Amigo, compañero.

Pantallero: Presumido, presuntuoso, persona que alardea de algo.

Pargo: Hombre con ademanes o gestos amanerados.

Pata’e mingo: Algo cercano.

Pata’e rolo: Tranquilo, despreocupado, impasible.

Pea: Borrachera, embriaguez.

Pelando: Carecer de algo, no tener, estar sin dinero.

Pendejo: Tonto, corto de mente, sujeto de burlas.

Piche: Se dice de algo que está en mal estado, podrido, pasado.

Pichirre: Poco espléndido, tacaño

Pifear: Fracasar, intentar fallidamente.

Pilas: Persona avispada, pendiente, astuta, sagaz.

Rasca(do): Borracho, borrachera, sinónimo de curda.

Resuelve: Amante ocasional.

Rumba: Fiesta, agasajo, reunión.

Sacar la piedra: Colmar la paciencia, no aguantar una situación, molestar.

Salado: Persona con mala suerte, poco afortunada.

Sifrino: Persona pudiente, que por lo general denota una actitud despectiva

Tripear: Disfrutar

Tombo: Policía, agente de la ley, uniformado.

Tuyuyo: Protuberancia, bulto, dícese de algo hinchado o sobresaliente.

Vaca, hacer una: Recoger fondos entre varias personas con un fin común.

Yeyo: Espasmo, pérdida del conocimiento, indisposición repentina.

Zanahoria: Persona de hábitos sanos.

Zape: Designa atención o cuidado ante una situación.

Ciertos venezolanismos provienen, en muchos casos, de jergas particulares pertenecientes a grupos sociales definidos, que han logrado extender sus respectivos vocabularios al entorno social del venezolano. Es así como del submundo delictivo podrían llegar al Drae palabras como choro y malandro (delincuente), encanar (apresar) o caleta (el que almacena objetos robados, por extensión, egoísta); de la jerga financiera se propondrán tarjetahabiente (titular de una tarjeta de crédito) y aperturar (abrir una cuenta en un banco); de la juvenil serán propuestas arrocero (el que acostumbra ir a fiestas sin que lo inviten), burda (en demasía), chamo (muchacho, camarada), jeva (mujer, novia) y de la periodística, tubazo (noticia exclusiva).

Diccionario remozado

En el caso específico de nuestro país, ha sido numeroso el contingente de venezolanismos incorporados en la vigésima segunda edición del DRAE (2001), bien sea en forma de nuevas voces que no estaban antes, bien mediante el agregado de nuevas acepciones, propias de nuestra habla nacional, que faltaban en algunos artículos. También se han hecho importantes enmiendas a venezolanismos que ya habían sido incluidos en ediciones anteriores, pero cuya redacción no era satisfactoria. Entre los venezolanismos aceptados en esta ocasión figuran los siguientes: acuseta, amellar, apendejearse, apurruñar (apurruñarse), autobusete, azulillo, bachaco, bandola, báquiro, brollo, cacharra, cachito, carraplana, cayapa, chamo, charrasca, chícora (y su variante chícura); choreto, curucutear, curruña, derrape, empatucar, empavar, empichar (se), engalletar (se), entrépito, espaldero, furruco, gandola, gandolero, guachafita, guaral, jamaquear, jamaqueo, lechina, lidioso, liencillo, majunche, malandro, manguarear, mapire, nepe, noticiero, ñinga, pachotada, paltó, pantaleta, pasapalo, poceta, rebulicio, reláfica, seibó, sócate, tarajallo, voltear, zagaletón, zaperoco. No todos estos vocablos están descritos de manera precisa y satisfactoria, según su peculiar uso venezolano, pero el que ya estén en las páginas del diccionario es importante, y ya habrá ocasión de proponer las enmiendas que sean procedentes en ediciones posteriores. Además, algunos de ellos ya aparecían en anteriores publicaciones, pero, o bien debió enmendarse su redacción, por no ser la apropiada, o bien se les agregaron acepciones que antes no se contemplaban.

Cabe destacar que la última edición en papel del Diccionario de la Real Academia Española, fue la vigésima segunda, en el año 2001, por lo que los consultantes acceden inicialmente a la vigésima segunda edición y, en los casos en que se añada un nuevo registro o un artículo haya sido modificado, verán en la pantalla a través de la red (internet) un aviso que les permitirá contemplar la nueva versión.

Será para mediados de este año que la Real Academia Española ofrecerá el conjunto de más de 12.000 modificaciones aprobadas desde el cierre de la edición anterior hasta junio de 2004. Han sido ya estudiadas por la Española otras que irán siendo aprobadas por todas las academias e incorporadas.

De otros diccionarios

Por su parte, otros diccionarios reconocidos que editan sus páginas anualmente como El Pequeño Larousse, incluye términos que hasta ahora no han figurado en ningún vocabulario, pero que su empleo persistente por escritores contemporáneos y por el público en general han bastado para legitimar las entradas a esta obra, aunque no hayan recibido la aprobación de la Real Academia de la Lengua Española.

¡Qué chévere!

“Chévere” es un venezolanismo que caló hasta constituir una acepción en la Real Academia de la Lengua y prestarse a toda Latinoamérica.

Es fácil reconocer a un venezolano, explican los foráneos, pues los diminutivos (zapatico, casita, cosita…) y la omisión del final de cada una de las palabras son muestras características de nuestra habla. (MG)

Fuente: Revista Paréntesis http://www.el-carabobeno.com

 

 
Leave a comment

Posted by on May 29, 2005 in Venezolanisimos

 

Tags: , ,

Armando Scannone

El Mundo Sábado 8 de Septiembre de 2001

VIVIR

El Personaje de la semana y su receta
Armando Scannone


GRAN CHEF  Nació en Caracas el 22 de agosto de 1922. Es ingeniero civil y fue vicepresidente y secretario del Colegio de Ingenieros de Venezuela, así como presidente del 6° Congreso Venezolano de Ingeniería en Barquisimeto. Ha tenido empresas de construcción, lo cual le permitió intervenir en el desarrollo del grupo de urbanizaciones El Trigal, en la ciudad de Valencia. Es presidente fundador de la Academia Venezolana de Gastronomía, institución que actualmente dirige. Es el autor de “Mi Cocina a la manera de Caracas”, volumen I y volumen II (1982/1994)

Esperanza Márquez

Don Armando Scannone es el responsable de que los venezolanos nos hayamos interesado en nuestra comida, sobre todo en la caraqueña. Ya no se concibe una biblioteca culinaria venezolana sin el libro de Scannone, y se ha hecho célebre la frase “quien no cocina por el libro de Scannone, no cocina”.

Relata que cuando “mamá estaba en sus últimos años, comencé a recolectar las recetas.

Hice un folleto en multígrafo que se le repartió a los miembros de la familia. Cuando hice el libro, nadie sabía que lo estaba haciendo, porque me daba un poco de pena ya que no era costumbre que un hombre se preocupara por la cocina”.

Decidó rescatar las recetas para no volver a pasar trabajo con la comida como cuando su cocinera salió embarazada y se fue.

“A partir de aquel folleto comenzamos a hacer todo bien codificado, yo metido en la cocina, controlando los sabores, probando e invitando gente, cocineras que venían a cocinar, a probar.

La cocina de mi casa se fue enriqueciendo, y el sabor y la sazón se iban mejorando. Con todos esos elementos comenzamos a hacer el libro. Yo lo que quería era hacer un recetario que me supliera la ausencia de la cocinera, por eso se hizo con esa precisión”.

Explica que fue un trabajo de laboratorio ya que no tenían proporciones y había que empezar con el recuerdo del sabor y de texturas. Luego hacer muchas pruebas hasta llegar a lo que recordaban.

La cocina criolla

¿Entra en la polémica de si la cocina venezolana es exportable o no, de si es ramplona o demasiado elaborada?

– Tengo en ese sentido unos criterios bien formados. La cocina venezolana es básicamente casera, no es de restaurante, es como la cocina familiar de cualquier país del mundo, de Francia, España, Italia, con la diferencia que estos son países que tienen una cultura más establecida, tienen más tradiciones, aman más su comida. Yo creo que al venezolano no le interesa su comida, comienza a interesarle recientemente. En mi infancia sí había interés porque se sabía hacer. Eso desapareció en una o dos generaciones, a partir del 50. La gente dejó de conocer nuestra comida, comenzó a sentir vergüenza. La vergüenza por el pabellón por vulgar, ordinario, pero no es así.

En un solo plato se come el menú entero. Es un gran plato.

Agrega que se trata de una cocina familiar, casera, muy buena, gastronómica, y culinariamente muy buena y muy inteligente, es muy elaborada, que necesita que se conozca, por eso no puede llevarse al restaurante.

La cocina casera necesita un cierto oficio que es distinto al del restaurante. “No se pueden hacer unas caraotas negras perfectas hasta que no las conozcas bien. Ni Robouchon, que es lo más grande que existe, si hace unas caraotas negras, seguramente serían un desastre”.

¿Tiene la cocina venezolana diferencias fundamentales con otras de América Latina?

Sí, es más cosmopolita. Tiene mucho más de europeo que la mexicana, la peruana. Venezuela tiene una posición hacia el océano, pero, no somos sólo suramericanos, somos Caribe, pero además Venezuela a partir del Decreto de Guerra a Muerte rompió relaciones con España, y duró oficialmente hasta 1845 en que se restablecieron y volvió el comercio en muy pequeña escala, porque en 1860 cuando Guzmán Blanco el comercio era relativamente pequeño. Así que nosotros tuvimos por fuerza que tener relaciones con otros países que sí influyeron: Holanda, Dinamarca, Francia, Alemania, Estados Unidos. Comenzamos a conocer otros sabores. Nosotros conocimos la Salsa Inglesa tempranísimo, en 1850. Usamos pimienta. Los países latinoamericanos que quieren exaltar el sabor de la comida, usan ají. La pimienta es más refinada, muy europea.

Multisápida

Scannone considera que la comida venezolana es difícil aún para nosotros, porque es compleja la combinación de sabores.

Señala que en ella el sabor se hace en la olla, salvo el pabellón, el cual además de haberse hecho en su olla con cada uno de sus ingredientes, se hace un nuevo sabor en el plato.

En ese afán, legítimo por demás, de hacer llegar la cocina venezolana a los restaurantes, hay una pretensión de quererla “adornar” y cambiarle su presentación tradicional.

¿Está de acuerdo con eso?

Está el Cega que intenta adaptar la cocina nuestra al restaurante cambiando la presentación, pero no estoy muy de acuerdo, porque el atractivo de un plato es el plato mismo. Yo no creo que haya que ponerle una ramita por aquí, un pétalo de rosa por allá. No creo eso.

¿Y las hallacas presentadas en otras formas: en rueditas, timbalitos?

– Es una deformación absoluta.

¿La cocina es un arte?

– La gente piensa que la coci na es arte y eso no es verdad, es una pretensión. Es un oficio que cuando lo quieres llamar arte es porque los oficiantes tienen un concepto muy bien establecido de la excelencia y la buscan, pero no quiere decir que sea arte. La comida es una cosa muy efímera. Claro que hay arte efímero: las instalaciones, pero hasta qué punto eso es arte en el sentido estricto…

es posible que eso marque un momento en la historia del arte, como una referencia, pero no hay permanencia.

Creo que es sobre valorar la cocina cuando se habla de arte.

Arte para mí es una cosa muy sublime y no quiero decir que la cocina no pueda sublimarse, pero es basándose en ser exigente con uno mismo. Los artistas trascienden de otra manera, aunque sea un arte primitivo.

En la cocina lo que trasciende es el nombre del cocinero, no su cocina”.

¿Con qué plato definiría la cocina venezolana?

Con la hallaca. Por su sabor, su forma, nos representa muy bien. Nosotros somos así, no somos tan sencillos como se cree, somos mucho más complejos y la hallaca es compleja. Ese sabor y el perfume de la hallaca.

Sabor dulce, salado, picante, fuerte, eso es venezolano y el aroma que produce corresponde a ese sabor.

¿La cocina de sus libros la podríamos considerar una cocina oligarca, para usar una palabra de moda?

Creo que tiene mucho de eso, aún la más popular, pero no es exclusivo de la comida venezolana.

Yo creo que en lo popular para llegar a la excelencia tienes que tener los medios para poder decir que no te gusta y volverlo a hacer, si no, no nos acercamos a la perfección.

Finalmente, Don Armando, ¿Cuál es el secreto de nuestra cocina?

El secreto de la cocina caraqueña es la armonía de sabores en sus platos.

LA RECETA

Crema de manzanaDel libro “Mi cocina, a la manera de Caracas”, Vol. II.

(4 porciones)

Ingredientes:

  • 2 cucharadas de mantequilla;
  • 1 de taza de cebolla, picadita; una cucharadita de sal;
  • 1/8 cucharadita de pimienta blanca, recién molida;
  • 2 manzanas grandes, peladas, sin el corazón y las semillas, en trocitos medianos, unas 4 tazas;
  • 1 cucharada de polvo curry;
  • 2 cucharadas de maicena;
  • 2 tazas de consomé de pollo o de carne;
  • 1 cucharadita de azúcar;
  • 1 de taza de crema gruesa, para batir;
  • 1 cucharadita de hierbabuena picadita, para adorno.

Preparación:

  • (1) En una olla se pone la mantequilla a derretir. Se agregan la cebolla, la sal y la pimienta y se cocina hasta marchitar, unos 2 ó 3 minutos. Se agregan la manzana, el polvo curry y la maicena y se cocina, revolviendo, por unos 4 minutos.
  • (2) Se agregan el consomé y el azúcar, se lleva a un hervor y se cocina unos 2 ó 3 minutos.
  • (3) Se pasa el contenido de la olla al vaso de una trituradora y se tritura muy bien. En el momento de servirla se lleva a un hervor y se le agrega y se le revuelve la crema.
  • (4) Se sirve, caliente o helada, adornada con hierbabuena por encima.
 
Comments Off on Armando Scannone

Posted by on May 28, 2005 in Personajes de Esperanza Márquez

 

Tags:

La receta mas amable de Arguiñano

Cási todos los días veo el programa de Kalos Arguiñano en Telecinco (cambió de candena esta temporada y por eso en el canal internacional de televisión española ya no lo transmite).

No es una cocina la suya que me entusiasme demasiado, a veces hace combinaciones que yo jamas comería, pero me gusta porque es excelente comunicador, en este artículo del el diario venezolano “El Universal” explica que la cocina en España tiene nuevos ingredientes y efectivamente, escuchar a Arzak en su programa hablar del chocolate hecho con cacao Ocumare fue una sorpresa para mi, Eva Arguiñano ha usado papelón  para hace un melao en uno de sus postres, diciendo que era venezolano y lo maximo de la emoción fue cuando en noviembre de 2004 hizo la torta negra como maximo exponente de la cocina navideña de Venezuela.

Otra curiosidad de la familia Arguiñano es que mantienen una casa para cuidar niños en en barrio de Petare en Caracas.

En Petare funciona la casa-hogar Los Grillitos, fundada por Mirentxu Eguiguren con los aportes del célebre chef vasco Karlos Arguiñano, conocido por su programa de TV y por sus libros de cocina,.

La receta más amable de Karlos Arguiñano    ROSANNA DI TURI

El hogar de la solidaridad

 

En Petare aguarda un refugio para los niños más pobres, que tiene una historia inusitada. Los pequeños que allí reciben cuidados deben parte de esa iniciativa al mediático cocinero vasco, conocido en el planeta por sus programas de televisión, libros de cocina y su hotel-restaurante. La explicación de esta feliz iniciativa está en el temple voluntarioso de Mirentxu Eguiguren, coterránea del cocinero y su pariente política, que llegó hace 31 años a Venezuela dispuesta a socorrer a quienes más lo necesitan

Mirentxu Eguiguren tiene el vigor de un torrente. Sólo una comparación exagerada podría explicar la energía de esta vasca, que con igual intensidad llena de besos a los niños que están bajo su cuidado o expresa su rabia porque las finanzas no alcanzan para todas las carencias ajenas que quiere compensar. Con una voluntad sin fisuras, entra en el hogar de cuidado que dirige en uno de los barrios más pobres de Caracas, tiñe de besos a los niños del kinder y les recuerda que “quien no estudia, termina recogiendo latas”. Los pequeños ponen el gesto de quien no entendió el comentario. Ante la duda, estiran los brazos para recibir sus dosis de arrumacos.
La guardería solidaria que ocupa sus esmeros se distingue en esa calle del barrio, uno de los tantos en el enjambre de Petare norte. En la entrada aguarda un nazareno con muchas historias a cuestas y un ángel recuperado por Mirentxu y bautizado “el multiusos”: antes era querubín, pero un arreglo en las alas pone en duda si es ángel, santo o virgencita. (Depende de quien lo venere). También hay un letrero en la ventana que llama al asombro. “Esta casa fue creada gracias al aporte de la familia Arguiñano y el gobierno vasco”. Adentro del lugar cuelga una foto del chef vasco Karlos Arguiñano rodeado de pimientos y otra de su esposa Luisi, con un agradecimiento escrito en letra Pálmer.

CASUALIDADES SOLIDARIAS. Quizá, ése no es el entorno más previsible para una imagen de este conocido cocinero, uno de los más destacados de su tierra y rostro familiar gracias a sus programas de televisión y libros de cocina. Y aunque los esmeros de Arguiñano están concentrados en la nueva cocina de su tierra, en su página web y en un hotel-restaurante ubicado en el País Vasco, su nombre se recuerda en Petare por una buena razón. Gracias a su solidaridad, transformada en aporte monetario, se creó este lugar donde 240 niños de bajos recursos y en edad preescolar reciben atenciones esmeradas durante el día. Allí obtienen el beneficio de puntuales baños de afecto, agua caliente y jabón; clases, desayuno, almuerzo y la posibilidad de una amable siesta en las tardes.

Quién se pregunte cómo llegó Arguiñano a Petare el día de la inauguración de la guardería, o por qué su esposa Luisi viene una vez al año, tiene que buscar las respuestas en la voluntad férrea de Mirentxu Eguiguren. Esta vasca -de mirada clara, estampa práctica y temperamento de hierro- llegó hace 31 años a Venezuela como misionera en La Guajira. Desde entonces, decidió cambiar una vida holgada por la entrega tenaz y dedicada a ayudar a los necesitados de este país. “Soy un bicho raro”, admite. “Decidí echar la suerte por los pobres de este cerro. Me dije que si dejé mi país, tenía que ser por algo importante. Y sé que he sido luz para mucha gente”.

Con esa determinación sin cortapisas compró hace 10 años una modesta casa -un rancho para ser más exactos- y la convirtió en un lugar digno con tres balcones para recibir a la chiquillada del barrio. Para la adquisición llamó a su prima Luisi -esposa de Arguiñano-. También a su hermano y al gobierno vasco que la ayudaron con lo único que le faltaba a su tenacidad: el aporte monetario. “Lo hicieron porque tienen fe en mí. Y ellos están dispuestos a seguir financiando este sitio. Pero nos les quiero pedir más. Estos niños son venezolanos. El dinero tiene que venir de aquí”, dice con razón. No obstante, el cordón umbilical con los Arguiñano sigue presente. “Luisi viene todos los años. Karlos ha venido dos veces y se ha ido encantado. De hecho, en años anteriores el niño que más se destacara iba al País Vasco, invitado por ellos. A Luisi le encanta venir. Carga a los niños, los besa. Viene a gozar”.

Quien llegue a este maternal, puede entender por qué el viaje desde Europa tiene una gratificación en ese modesto rincón de Petare. Bajo un cielo de móviles de fieltro, aguardan los niños más pequeños de la casa, con la mirada limpia, disposición para el cariño y frescos gracias a un reciente baño. “Estos niños están como en el Country”, dice orgullosa Mirentxu, ante un balcón lleno de plantas, el piso limpio de cemento pulido y varias cunas que son un punto de honor para los que llevan más tiempo. Su orgullo se entiende, cuando se sabe que los niños provienen de las familias más carentes del barrio. Aunque ella pone una condición para recibirlos. “Aquí sólo aceptamos niños de madres que trabajan”.

Los pequeños no pueden ver a Mirentxu cerca. Enseguida llegan hasta ella que los recibe con un ritual necesario: los abraza, los besa y luego les hace un masaje en el rostro que ellos reciben con la seriedad de una bendición. “Este cariño es una semilla. A lo mejor, en algún momento de sus vidas, les ayudará a tomar la buena opción”.

VIENTOS A FAVOR Y EN CONTRA. El ánimo de Mirenxtu parece debatirse a diario entre la euforia de la esperanza y las asperezas de la realidad. Sabe la historia ingrata que tiene cada pequeño a sus espaldas -en sus casas, en sus esquinas, en el barrio entero-, y por experiencia conoce que eso suele imponerse al final. “Muchos caen. Lo determinante es su entorno. Ellos pasan aquí todo el día, pero cuando vuelven del fin de semana, todos llegan jugando a las armas. Si repartimos los números de juguete, todos agarran el siete, para jugar como si fuera una pistola”. Pero quien insista en el lado bueno de su balance, sabrá que su tenacidad ha tenido retribuciones. “Muchas mujeres a quienes he ayudado, han ido a la universidad. Yo he visto crecer a más personas con los ojos abiertos”, se precia cuando saca las buenas cuentas.

Mirentxu considera un agravio si la confunden con una monja, vive en el barrio y ha adoptado a tres hijos – uno de ellos ya estudia en un instituto universitario-. Aunque su acento vasco es tan tenaz como ella, se declara parte del pueblo. “He dejado de ser europea”. También se empeña en hablar de “nosotros” cuando de méritos se trata, porque esa casa-guardería depende en su cotidianeidad del apoyo la fundación civil llamada Luz y Vida, y del Grupo Esperanza.

Con su ánimo de ventarrón muestra la casa, bautizada Los Grillitos en honor a sus principales benefactores. “Así llaman a la familia Arguiñano, aunque en vasco se diga kirkillac”. También muestra un mural que pintó, dividido en dos partes: en una retrata el cerro; en el otro lado tiene pegada la foto carnet de cada niño, en una especie de ciudad. La pintura tiene un mensaje subliminal. “Yo les digo a los niños que ahora están acá, pero en el futuro vivirán en apartamentos”.

Arriba, la casa tiene una platabanda donde reciben clases los niños grandes que se perdieron los rigores de la escolaridad. “Muchos desertan de los colegios. Hay maestras que les dicen que no sirven: que nunca van a aprender. Eso los mata, hasta que alguien se lo saca del alma”. Desde el balcón, se divisa todo el valle de Caracas. Primero el barrio casi infinito, luego la ciudad, a un lado el Avila. “Dime si esto no es como una película”, reconoce con la energía característica. En esa platabanda ha organizado minitecas para recaudar fondos. Ahora se pregunta si un comedero les ayudaría a solventar las carencias económicas. Dado que -con razón- no quiere pedir más dinero a su tierra y que los recursos del Estado no llegan, se pregunta cómo mantener la tranquilidad de su prole. “Ahora estamos arrechamente mal. A veces siento que quiero tirar la toalla. Pero tengo que estar bien porque todos se apoyan en mí”. Dado que las buenas obras se alimentan de mejores intenciones, segundos después recuerda una ilusión que mantiene en agenda. “Mi sueño es crear aquí, en la terraza, un parque como esos que tienen en McDonalds, para que los niños tengan dónde jugar los fines de semana”. Ojalá su voz no se pierda en el horizonte de Petare.

Leer mas: Petare: laberinto de ladrillo en Caracas

 
Comments Off on La receta mas amable de Arguiñano

Posted by on May 28, 2005 in Venezolanisimos

 

Tags: ,

“Trajes Típicos ” de la Misses

Espectáculos

Maracaibo, Jueves 26 de Mayo de 2005

Tailanda gana mejor traje típico

Katherina Nowakowski T. La representante de Tailandia, Chananporn Rosjan, obtuvo el primer premio de Mejor Traje Típico ayer en Bangkok, capital del país asiático donde este lunes se realizará el majestuoso concurso Miss Universo para escoger a la sucesora de Jennifer Hawkins. Colorido, vistosidad y creatividad se evidenciaron.

Diferente a los otros años, a la ganadora la acompañaron cuatro finalistas, entre las cuales se mencionan a México y Trinidad y Togabo. Los premios fueron entregados por el ministro tailandés de Turismo y Deporte, Somsak Thepsutin, entre otras personalidades destacadas del país asiático.

Por su parte, Miss Filipinas, Gionna Cabrera, recibió también el premio de la competición de trajes nacionales en Bangkok, Tailandia.

Los trajes más impresionantes y destacados de este desfile, aunque no ganaron, obtuvieron las miradas y aplausos por parte del jurado. Entre los vestidos se encontraban los de Venezuela, Trinidad y Tobago, Reino Unido, Guatemala, Guyana, España, Sri Lanka, Sudáfrica, Canadá, Puerto Rico, con sendos trajes típicos alusivos a las principales manifestaciones culturales del país que representan.

Miss Venezuela en Traje Típico

la fantasía que vestirá la Miss Venezuela, Mónica Spear, durante el desfile en Bangkok. Un traje típico que resume un mito indígena venezolano, que relata el origen fabuloso de los cinco picos nevados de Mérida según la leyenda de la princesa Caribay del cuento escrito por Tulio Febres Cordero.

Verónica Hidalgo, Miss España

 
Comments Off on “Trajes Típicos ” de la Misses

Posted by on May 26, 2005 in Frandula y Frivolidades

 

Tags:

Hablando de Tequeños

 

 

Les dejo la receta de los espectacular tequeños de Helena Ibarra

Tequeños de queso de cabra

Ingredientes

  • 100 gramos de queso de cabra cortado en palitos
  • 1 taza de agua fría
  • 1 1/4 taza de harina
  • 1 chorrito de soda
    Jarabe de papelón
  • Papelón
  • Pimienta guayabita
  • Clavos de olor
  • Canela

Preparación

  • Mezclar una taza de agua con la harina hasta formar una pasta gruesa
  • Agregar la soda poco a poco mezclando suavemente
  • Pasar los palitos de queso por la mezcla
  • Freír los tequeños

Jarabe

  • Mezclar los ingredientes para hacer un melado 
    Presentación
  • Poner el melado en un pequeño envase para rebañar los tequeños

Ingredientes

  • 100 gramos de queso de cabra cortado en palitos
  • 1 taza de agua fría
  • 1 1/4 taza de harina
  • 1 chorrito de soda
    Jarabe de papelón
  • Papelón
  • Pimienta guayabita
  • Clavos de olor
  • Canela

Preparación

  • Mezclar una taza de agua con la harina hasta formar una pasta gruesa
  • Agregar la soda poco a poco mezclando suavemente
  • Pasar los palitos de queso por la mezcla
  • Freír los tequeños

Jarabe

  • Mezclar los ingredientes para hacer un melado 
    Presentación
  • Poner el melado en un pequeño envase para rebañar los tequeños

 

 
2 Comments

Posted by on May 25, 2005 in Gastronomía

 

Tags:

Las estatuas de Caracas

Por mucho tiempo La India -llamada así aunque la figura no posee rasgos indígenas -, fue conocida como La Muñeca, aunque el nombre correcto es Monumento a Carabobo, encargado por Juan Vicente Gómez, según algunos autores. Para otros, el mérito fue de Cipriano Castro. Lo cierto es que fue realizado por el escultor Eloy Palacios para conmemorar el centenario del 5 de julio, se ubicó inicialmente en la avenida 19 de diciembre en la urbanización El Paraíso, y fue mudada a la entrada de La Vega en 1966. Monumento a Carabobo. Av. José Antonio Páez Autor: Eloy Palacios (1906-1911) Piedra (granito gris y verde) y bronce
Según Carlos Eduardo Misle (Caremis), el monumento fue contratado por Cipriano Castro en 1905. La inauguración se retardó porque Juan Vicente Gómez ordenó que se cambiara la inscripción del monumento por el lema de su régimen: orden, paz y trabajo. La corrección costó Bs. 41 mil 240. El monumento está compuesto por tres figuras alegóricas -Venezuela, Ecuador y Colombia. Las figuras son custodiadas por cóndores andinos. Sobre el tallo de la palmera brota La India. En la base se encuentran bajorrelieves alusivos a la Batalla de Carabobo y a las otras que sellaron la independencia de Ecuador y Colombia.
Es, a mi juicio, la primera mujer desnuda que aparece en Caracas. Todo el mundo comenzó a preguntarse quién era la venezolana que había posado para la estatua. Y a toda mujer bella de aquél entonces la señalaban como la modelo de la india. Y aquello era una vergüenza terrible. Había muchas damas de la alta sociedad a quienes le echaban ese ‘cuerpo’ encima. Y esta historia de quién es la india del Paraíso, de quién posó para Palacios, perduró hasta que nombraron a Susana Duijm Miss Mundo. Entonces la gente inventó que la madre de la reina de belleza había posado. Y esa historia estuvo circulando por muchos años. Finalmente, se supo que la modelo era una alemana de Munich Testimonio de Oscar Yanes
El monumento a María Lionza que está en la autopista Francisco Fajardo es propiedad de la Universidad Central de Venezuela y antes estaba en la universidad. Cuando Marcos Pérez Jiménez hizo la autopista, dicen que el dictador recibió la petición de muchos militares de colocar a María Lionza en esa vía. Los más devotos de María Lionza, según se ha comentado siempre, son los militares. Testimonio de Oscar Yanes María Lionza. Autopista Francisco Fajardo Autor: Alejandro Colina (1951) Piedra artificial
Alejandro Colina cultivó la tendencia indigenista de nuestra cultura. Su obra fue de carácter monumental-conmemorativa. Combinó su dedicación a las artes con variados oficios, entre ellos, mecánico de ferrocarril. El gran proyecto de Colina, que no pudo realizar, fue un Bolívar en el Avila, que iba a ser mucho más grande que el Cristo Redentor de Río de Janeiro. Era algo verdaderamente impresionante. El ancho de la suela de las botas de Bolívar medía aproximadamente 2,40 m. El Bolívar de Colina era uniformado. Colina, deseoso de cristalizar su proyecto, emitió unas tarjetas con la maqueta de la estatua para venderlas y recaudar fondos, pero eso fracasó Testimonio de Oscar Yanes Fotografía – Oswer Díaz Mirelles
Narváez ideó dos grandes grupos escultóricos, cada uno con cuatro figuras de mujeres desnudas que relatarían, en medio del juego de aguas, una leyenda folklórica de Margarita. Recuerdo que encontró bastante resistencia para que aquellas ocho mujeres apareciesen desnudas. Le fue preciso acudir a cierto recurso escultórico para “vestirlas”, con lo que en nada se alteraban sus desnudeces Alfredo Boulton en el libro Narváez Fuente Las Toninas Plaza O’leary, El Silencio. Autor: Francisco Narváez. 1944 Piedra artificial
El conjunto está compuesto por dos fuentes con cuatro esculturas femeninas que parecen elevarse sobre toninas (especie de delfín que vive en nuestras aguas), que según la leyenda nuevaespartana, tienen la propiedad de sacar “a flote al que esté en dificultades”. Narváez, con su particular estilo de grandes volúmenes, crea la Fuente Las Toninas en la Plaza O’leary, llamada Plaza General Rafael Urdaneta, en el proyecto de reurbanización ideado por el arquitecto Carlos Raúl Villanueva. El escultor trabaja también con Villanueva en las fachadas de los museos de Bellas Artes y de Ciencias Naturales, y realiza diversas esculturas y murales en la Ciudad Universitaria de Caracas.
La fuente es una alegoría a la nacionalidad encarnada en la representación de cinco regiones del país: Los Andes, Los Llanos, el Caribe, Guayana y el Avila. Ubicado en un principio donde hoy se encuentra la Plaza Venezuela, el conjunto escultórico fue mudado al parque Los Caobos.
Maragall se traslada a Caracas en 1937. En 1952 comienza la ejecución de las esculturas destinadas a la Fuente Monumental de Venezuela. En 1954 crea para la Vía de la Nacionalidad (Av. Los Ilustres) otros tres monumentos: Los Símbolos, Los Precursores y Los Próceres.
Parque Carabobo se llamó antiguamente Plaza de la Misericordia y, antes que estuviesen allí las esculturas de Narváez, era una de las plazas más temidas de Caracas. Rodeada por una reja, la gente, a partir de las 12 de la noche, no encontraba la puerta, según la leyenda. Y de pronto, por una de las esquinas de la plaza, se veía a un hombre chiquito con una cachuchita, que silbaba y se les pegaba detrás. Muchos enloquecían o caían desmayados, otros saltaban por encima de la reja Testimonio de Oscar Yanes Fuente Plaza Carabobo, Parque Carabobo, Av. México. Autor: Francisco Narváez (1934) Piedra artificial
En esas figuras que juegan con el chapoteo del agua afloran reminiscencias de églogas criollas en las cuales se alababan riachuelos, pozos, y quebradas, donde los jóvenes en la Caracas de entonces, (…) con frecuencia iban a bañarse como distracción dominical. La obra fue concebida con un cuerpo central donde estaban situadas cuatro figuras de mujeres desnudas, rodeadas de vistosa vegetación tropical, que mantienen un diálogo sumamente vivaz, por medio del juego de agua, con los cuatro grupos exteriores de figuras desnudas Alfredo Boulton en el libro Narváez
Tengo treinta años viviendo en esa parroquia, y desde que estaba pequeña sé que el indio existe. Antes quedaba cerca de la jefatura de Caricuao, y era como un punto de referencia para la gente que iba hacia la UD2. Estuvo descuidado mucho tiempo, lleno de monte. La gente no le hacía mucho caso a la estatua como monumento; a veces le ponían flores o coronas cuando cumplía aniversario la parroquia. Hace unos 10 años, quizás, lo bajaron a la entrada de Caricuao, donde siempre creo que debió estar como símbolo de la parroquia Testimonio de Raquel García vecina de Caricuao Conjuro Caricuao (el indio de Caricuao) Ruiz Pineda, Sector UD-7, Caricuao Autor: Alejandro Colina (1967-1968) Cemento pintado
Lo pintaron y le pusieron el guayuco de color blanco. Creo que tiene unas ramas que le cuelgan en la espalda; ésas también se las pintaron de blanco. Daba risa porque esas plantas parecían unos zapatos de goma. A nadie le gustó como lo pintaron. La piel también se la pintaron y fue espantoso. Parecía un muñeco. Los colores se le han caído con la lluvia Testimonio de Raquel García vecina de Caricuao
En 1945, el Concejo Municipal de Caracas y el diario El Universal organizaron un concurso para la mejor crónica sobre un cacique de Venezuela. El escritor Antonio Reyes, que venía escribiendo sobre los caciques en el diario El Universal, ganó el premio con una crónica sobre Tiuna Testimonio de Oscar Yanes Plaza Tiuna, Av. Roosevelt Autor: Alejandro Colina (1951) Piedra artificial
El concurso estaba organizado también por Juan Bernardo Arismendi, un urbanista que se dedicó de lleno a desarrollar la vivienda popular en Venezuela. Arismendi cedió el terreno para que construyeran la plaza Tiuna, porque una de las condiciones del concurso era levantarle un monumento al cacique que resultara ganador Testimonio de Oscar Yanes
La obra que representa a las diosas Talía, Eufrosina y Aglaya, es una reproducción del escultor Antonio Canova, a cargo de Pietro Cecarelli. Fue realizada en Florencia entre 1910 y 1920, con mármol de Carrara y pedestal de mármol africano. En 1946 fue construida la Plaza Las Tres Gracias donde, desde entonces, se eleva. El diseño de la plaza fue trabajo de Joseph Mimó i Mena, arquitecto catalán. Cuenta con un estanque, con cipreses del antiguo cementerio de Los hijos de Dios (parroquia San José, Caracas) y sauces llorones de Argentina. Plaza Las Tres Gracias Av. Los Ilustres. Los Chaguaramos. Autor: Pietro Cecarelli (1935)Mármol

 

 
Leave a comment

Posted by on May 25, 2005 in Venezolanisimos

 

Tags: , , , , , , , ,