RSS

Los picones del Miss Mundo

18 May

LAURA HELENA CASTILLO
FOTOS RAMON LEPAGE

Comenzó en 1951 como parte de la promoción de un opulento festival británico que contrastaba con la miseria que aún se colaba por las rendijas de los hogares europeos luego de la Segunda Guerra. Unos ombligos desnudos fueron el gancho inicial del audaz certamen y con el paso de los años se escurrieron, entre tantas piernas largas, las murmuraciones generadas por aquel primer desfile. Ahora el Miss Mundo es un prestigioso concurso internacional, al que acuden las mujeres más hermosas del planeta. Este año la Miss Venezuela, Martina Thorogood, entrará a la leyenda del evento.

Algo más de un lustro habría transcurrido desde que se calmaron las detonaciones de la Segunda Guerra Mundial. Andar por las aceras de las ciudades europeas sin necesidad de ir esquivando escombros -u otros obstáculos más conmovedores-, ya no era una ilusión fabricada durante las noches delirantes de la contienda. En la tensa calma de 1951, quedaban demasiados ánimos, edificios, sueños y temores por enmendar. Sin embargo, fue el momento escogido para aplicar un electroshock de “cosas bellas” sobre los pechos pasmados de muchos -específicamente de los ingleses-, con la ocurrencia de crear el Festival de Inglaterra. Nadie sabía con certeza por qué celebraban con tanto estruendo y presunción los reyes de Inglaterra, Jorge e Isabel, el día 4 de mayo de 1951. Es sabido que en los años de post guerra la gente sensata no anda gastando el dinero en serpentinas y rockolas, cuando las cuentas se pintan de rojo. Pero los reyes no suelen ser de esos mortales que se paran por dinero, a pesar de las pataletas de sus súbditos. Sin muchos miramientos, el Festival de Inglaterra se inauguró en unos terrenos aledaños a la estación de tren de Waterloo, donde aún se sentía el aliento de la pólvora, si se inhalaba profundo aquel aire enrarecido. Para esa celebración se calcula que se gastaron unos ocho millones de libras esterlinas y, en la euforia desmedida de la celebración, los precios se dispararon en Londres: muchos turistas reprochaban que una taza de café llegó a costar cuatro peniques -un realero para aquel entonces-.

Como un abrebocas -que en realidad dejó muchas fauces de par en par-, se planeó realizar un concurso de belleza llamado Festival del Bikini, para atraer la atención de los medios. En aquella ocasión le pagaron mil libras esterlinas a 28 mujeres de varios países europeos para que se midieran en traje de baño, en una contienda que fue catalogada inmediatamente por la prensa como el Miss Mundo. Así salieron al escenario 28 ombligos desabrigados, a recibir suspiros, halagos y fuiss fuiusss de los presentes. La primera de todas las coronas fue colocada sobre la cabeza de la sueca -convertida hoy en abuela- Kiki Haakonson.

El hombre que hasta el día de hoy se encarga de nombrar a la miss ganadora es Eric Morley, el fundador del concurso. No todo ha sido sencillo para Morley, porque la historia de los bikinis y las piernas al aire no le cayó en gracia a todo el mundo. Para 1952, países como España o Irlanda -con mucha y muy apasionada población católica- pusieron una condición: se eliminan los bikinis o nuestras muchachas no desfilan nada de nada. El pudor pudo más que la sugestión y Kiki Haakonson fue la primera y la última miss en usar esta prenda de vestir en el certamen.
Unas cuantas fotos de ganadoras desnudas -de cuando eran unas niñas con pocos recursos y muchos deseos de superación-, la demoledora certeza de que las ganadoras fumaban y bebían whisky, los rumores de que el certamen estaba amañado porque las inglesas triunfaban con mucho descaro, las amenazas de las feministas en los 70 y hasta los senos danzantes de Tatiana Capote, fueron cuentos sonados que rondaron al Miss Mundo. Años más tarde, en 1969, Julia Morley ingresó a la Organización Miss Mundo y fue ella quien acuñó la célebre frase “Belleza con un propósito”. A partir de ese momento, el concurso se convirtió en una coartada para recaudar dinero para obras de caridad, destinadas especialmente a atender a la niñez abandonada -al parecer, no es gratuito que todas las misses exclamen: “Ante todo buenas noches al público presente y televidente (pausa para algunas deliberaciones pertinentes) … y prometo ayudar a la niñez abandonada”-.

Por primera vez, en 1989, el Miss Mundo se realizó fuera de Londres. Hong Kong fue la locación seleccionada. Luego, Atlanta, Sun City y las islas Seychelles han sido puertos del tropel de mujeres, vestidos y tacones. Este año regresa la contienda a Londres, iniciando con el certamen del 4 de diciembre el jubileo para festejar el Miss Mundo número 50, el próximo año 2000. Al cumplirse el medio cupón, todo vuelve a donde comenzó, ¿será que regresará también el bikini?

Reinas
A una por década quedaría la relación entre las venezolanas ganadoras del Miss Mundo y el tiempo que tiene este certamen andando. Cinco venezolanas han triunfado en el certamen en el que más testas coronadas se han traído al país. El sábado que viene le toca el chance a Martina Thorogood, Miss Venezuela 1999.

Susana Duijm. Miss Mundo 1955
“El 20 de octubre se cumplieron 44 años desde que gané el Miss Mundo. Yo tenía 19 años. Ha pasado mucho tiempo ya. Recuerdo que me regalaron un carro modelo Triumph y 500 libras esterlinas, que en ese momento eran buena plata. También me dieron una semana en París con todo pago. Yo no hice giras de caridad ni nada por el estilo. Marcos Pérez Jiménez, presidente para aquel entonces, me mandó un telegrama a Londres que decía: ‘El triunfo suyo es el triunfo de Venezuela. Compatriota y amigo. Marcos Pérez Jiménez’. “Ahora estoy en Margarita. Vivo feliz, cero tráfico y mucho calor. Tengo tres años con un programa de radio en 98.1 FM y trabajo en Telecaribe en un programa que se llama Qué tal. Casi no voy a Caracas, sólo entro y salgo”.

Pilín León. Miss Mundo 1981
“Tenía 18 años cuando gané el Miss Mundo. Me regalaron dos abrigos de piel, porque me porté bien, y tenía una entrada mensual de 2.000 libras esterlinas, más 20% de la participación de publicidad que hacías durante el año. La gira que más me impactó fue a los hospitales de guerra de El Salvador. “Hace unos cuantos años monté una agencia organizadora de eventos, como congresos y convenciones. Estoy trabajando en eso”.

 

 

Astrid Carolina Herrera. Miss Mundo 1984
“Era muy niña cuando gané el Miss Mundo. Veo que uno era muy gafo o los tiempos han cambiado mucho. No es que yo fui Miss Mundo hace 25 años, pero todo es distinto ahora. El premio más sólido que me dieron fue el dinero: unas 40.000 libras durante el año de reinado. Cuando viajas te regalan desde las cosas más exquisitas hasta las más folclóricas. Durante el reinado viví cosas muy conmovedoras. Recuerdo especialmente la visita a Indonesia. “En estos momentos acabo de firmar un contrato para una película, basada en una historia de Corín Tellado”.

 

Ninibeth Leal. Miss Mundo 1991

 

Desde que se casó, está viviendo en Australia. Se marchó luego de hacer modelaje profesional, a nivel nacional e internacional, y de incursionar en el cine con un desnudo en la película de César Bolívar: Rosa de Francia.

 

 

Jacqueline Aguilera. Miss Mundo 1995

“Cuando ganas, los dueños del concurso se portan muy bien: te adoptan, no te ven como su empleada. Recibí 65.000 libras esterlinas por el año de la corona. Yo tenía entonces 18 años, y no tenía idea de que existían tantas crueldades. Lo que más me impresionó fue la gira que hice a Bosnia. “En este momento me dedico a dirigir mi escuela de modelaje, Instituto Jacqueline Aguilera. Tiene seis meses abierto y a nivel regional ya tengo acaparado el mercado de la pasarela. También pienso crear una línea de ropa, que llevará mi nombre y será diseñada por mí. En febrero cumplo siete años con mi novio y creo que este año sí nos vamos a casar”.

 
Comments Off on Los picones del Miss Mundo

Posted by on May 18, 2005 in Frandula y Frivolidades, Venezolanisimos

 

Tags: , , , ,

Comments are closed.

 
%d bloggers like this: