RSS

Eduardo Serrano

22 May

Eduardo Serrano dicta cátedra como actor desde Miami en “Anita no te rajes”

“Las novelas venezolanas no crean parejas”

El actor se estrena en las tablas de Nueva York. Critica la poca calidad actoral de la generación de relevo venezolana. Expresa que las estaciones televisivas abandonaron la idea de producir historias de avanzada como se logró hacer en la década de los 80’. Asume su nuevo papel con gran profesionalismo.

Texto:Arminda Rincón / Foto: Cortesia RCTV

Convencido de que sus hijos, Miguel Eduardo y Leonardo Andrés -de 8 y 4 años de edad respectivamente- son su mejor fuente de la juventud, Eduardo Serrano se considera el eterno galán de la pantalla chica venezolana y cuyo triunfo disfruta hoy en Miami.

En “Anita no te rajes” confirma que posee una buena estrella, la cual lo acompañó desde que debutó en la televisión venezolana, esa misma suerte que siempre le entregó los personajes de peso en las 39 telenovelas en las que participó.

Con su voz pausada y carácter formal, sin dejar a un lado la jovialidad cuando recuerda Caracas y El Ávila, Serrano atendió a FACETAS desde su hogar en Miami, la ciudad más tropical de los Estados Unidos y en la que vive relajado, “pero sin dejar de trabajar”.

Anunció que, junto con otros actores como Marcelo Cezán y Elluz Peraza, iniciará, en Nueva York, una gira por el coloso americano con la pieza teatral “La movida”, cumpliéndose así uno de los sueños del artista. También dijo que comenzará las grabaciones de una serie de unitarios realizados por Telemundo y en agosto participará en otra telenovela, compromisos laborales que le garantizan la estabilidad que a sus casi 60 años necesita.

– ¿Se considera el primer actor de la pantalla venezolana?

– Por edad me toca asumir ese rol, lo cual me satisface. Mirando hacia atrás tuve la oportunidad de comenzar como galancete, luego fui galán, después actor y ahora soy primer actor. Dios me ha dado vida y salud para enfrentar una larga trayectoria artística.

– ¿Por qué decidió mudarse a Miami? ¿En Venezuela ya no hay más historias que protagonizar?

– Salí de Venezuela por compromisos laborales con Fonovideo, pero al final surgió la invitación de RTI Colombia y de Telemundo para participar en “Anita…” Acepté de inmediato porque el libreto de Valentina Párraga me encantó. Como no quería estar separado de mi familia por mucho tiempo, decidí traerlos y ya tenemos dos años radicados en estas tierras. Pero extraño a mi familia en Venezuela, esas caminatas por El Ávila y la espontaneidad de mi gente.

– Sus seguidores lo ven como un galán de todos los tiempos. ¿Cómo hace para mantenerse en forma?

– Realmente no he hecho nada para mantenerme en forma. Trato de alimentarme bien. Mi único pecado es el cigarrillo.

– ¿Esta es la mejor etapa de su vida?

– Yo creo que vivir del pasado y del recuerdo es bueno para sentir bonitas nostalgias y saborear las emociones vividas. Pero mi tiempo presente, que en definitiva resulta mi vida, es el mejor. La vida no fue ayer, ni es mañana, sencillamente es hoy. El sonido de mis niños al jugar, el amor de mi esposa Haidy Velásquez y mi trabajo son mi verdadero presente.

– ¿Cuál es el perfil de Emiliano en “Anita no te rajes”?

– Es un hombre que dedicó su vida, energía y dinero para sacar adelante a sus dos hijos. Parece ser un hombre amargado, pero en realidad sólo trata de decir las cosas como son. Él es verdad.

– Trabaja con algunos venezolanos en el set de grabación. ¿Cómo fue el detrás de cámaras?

– Fue delicioso. Siempre he tenido la suerte de formar parte de elencos en los cuales el amor y el respeto desempeñan una función importante. La experiencia con los actores colombianos fue excelente porque son muy preparados y cultos. Los mexicanos que estuvieron allí se convirtieron en mis grandes amigos. Creo que eso se tradujo en pantalla porque la telenovela fue muy exitosa.

– ¿Cómo se observan las producciones venezolanas desde el exterior?

– Tengo que ser sincero: se ha descuidado mucho la producción. Luego de los primeros capítulos, no ofrecen al televidente buenos exteriores y se encierran en el estudio. Son muy poco competitivas con respecto a lo que se está haciendo en México, Colombia y Miami.

– ¿Qué puede decir de la actual generación de actores venezolanos?

– Creo que son maltratados porque no tienen quien los dirija, ni poseen una base actoral sólida que los respalde. Los lanzan al ruedo en condiciones muy desventajosas y obligatoriamente tienen que hacerlo bien. Uno aquí escucha opiniones como: “Es que esos actores de ahora no convencen”. Resulta que el problema es que ellos no tienen ni las armas, ni la experiencia que les garanticen credibilidad. El nivel, en general, es deficiente porque el trabajo es repetitivo. No hay definiciones, ni perfiles de personajes marcados en los cuales se pueda apreciar el trabajo del actor. No se les puede negar que proyectan una buena imagen, pero nada más.

– ¿Qué pasa con la academia?

– Pareciera que ahora la formación no existe en Venezuela. Los veteranos tuvimos la oportunidad de cursar en escuelas con hombres como Nicolás Curiel y Gilberto Pinto. Hicimos teatro y nos codeamos con grandes directores. Hoy día, los entrenan para trabajar en la televisión y ese no es el compromiso del actor. Nuestro compromiso es actuar no importa donde: bien en el cine, en el teatro, en la televisión o en la calle. Lo que cambia es el medio. Hay que formar actores que representen con dignidad esta bella profesión, para que el público los admire no sólo por sus músculos o sus melenas fabulosas.

– ¿Si tuviera que recomendar a un joven actor venezolano para participar en una buena telenovela a quién nombraría?

– Bueno… a Jonathan Montenegro y a Juan Carlos Alarcón. Indudablemente, y por encima de todas las damas jóvenes de Venezuela, Daniela Alvarado debería estar en el exterior haciendo un gran trabajo porque es una excelente actriz. Son pocos los que puedo mencionar porque la memoria me falla.

– En “Anita no te rajes” tiene un hijo a quien critica por vivir de las apariencias y olvidar los orígenes humildes de la familia. ¿Qué valores les inculca a sus hijos?

-La honestidad por encima de todo. Que se planteen la vida como un objetivo a alcanzar a través del esfuerzo. Que tengan dignidad como seres humanos.

– ¿Cómo es Eduardo Serrano detrás de las cámaras?

– Luego de finalizar las grabaciones de la telenovela, me entrego por entero a mi vida personal. Tengo el compromiso de llevar a mis niños a sus actividades extraescolares como el fútbol.

– ¿Cómo recuerda los años 80 desde el punto de vista profesional?

– Esa década heredó un gran romanticismo, originado en los años 60. Todo se hacía por amor y orgullo. Los actores sentíamos un gran respeto por el público. Se produjeron buenas historias que el televidente jamás olvidará. La televisión era de avanzada. Hoy todo ha cambiado; se abandonó esa búsqueda por ir de manera directa a complacer el rating. Y a veces esos números no hablan de calidad.

– ¿Podría mencionar las mejores historias en las que ha participado?

– Las “Amazonas” marcó mi vida de forma definitiva. También recuerdo “Simplemente María”, “Emilia”, “Julia”, “Eternamente tuya”, “La inolvidable”, “Mujercitas”, “Viva la pepa”, “Juana, la virgen” y “Anita no te rajes”. He participado en unas 39 telenovelas en las cuales ratifiqué mi credibilidad como actor ante el público.

– ¿Es difícil lograr la química como la que usted e Hilda Carrero lograron en la pantalla chica?

– Hicimos nueve telenovelas juntos, hecho que nos dio la oportunidad de identificarnos con el público como la pareja oficial de la televisión nacional. Eso no sucede todos los días. Quedará para la historia la química que logramos en la pantalla. Las novelas venezolanas de hoy no crean parejas, pues la selección de los actores depende de la información que arrojen los “focus group”, esos estudios que dicen lo que supuestamente quiere el público.

– Después de tantos éxitos ¿cuáles son sus ilusiones?

– Tener años de vida por delante para ver crecer a mis hijos. Eso es lo que más anhelo.

– Si tuviera que hacer un balance de su vida ¿cómo sería?

– Muy positivo. Mi vida ha sido un mar de muchas felicidades y muy pocas amarguras. He disfrutado de grandes amores, entre ellos el de mi esposa e hijos.

– ¿Qué le diría a los seguidores de “Anita…” para que no se despeguen de la pantalla” de Rctv?

– Que no se la pierdan porque es una historia que no los defraudará.

Frases sueltas

 

 

“Hilda Carrero era una mujer perfecta. Era la profesional, la amiga, era el buen humor, el carácter, la exigencia, y una persona preparada para lo que tenía que enfrentar”.

“Cuando Colón se marchó de Venezuela ya yo tenía como quince días trabajando en el medio”.

“Estoy convencido de que si todos los venezolanos fuéramos zulianos, nuestro país sería mejor. Lo digo de corazón, porque el zuliano siente arraigo por su tierra, por su Chinita, por su música, y por su región, valores que todos deberíamos envidiar”.

Fuente: Revista Facetas (www.panodi.con) 22/05/05

 
Comments Off on Eduardo Serrano

Posted by on May 22, 2005 in Frandula y Frivolidades, Vidas de telenovela

 

Tags:

Comments are closed.

 
%d bloggers like this: