RSS

Flores de Galipán

22 May

Galipán crece en Caracas

Con 40 quioscos, los expendedores de flores del poblado avileño señalan que han aumentado la demanda, muy mermada a raiz de los deslaves de 1999 y la crisis económica
(Foto Carlos Hernández)

Tras los deslaves de 1999, el pueblo del Avila entendió que debe levantarse no sólo a través del cultivo y la venta de sus productos, sino también al incentivar el turismo hacia sus majestuosas alturas

ELIZABETH DE ORNELAS

EL UNIVERSAL

La atiborrada Caracas, llena de humo, trabajadores informales ocupando las deterioradas aceras y la basura, le abre espacio al romanticismo o a los detalles de cariño con la presencia de los quioscos de flores, los cuales llenan de vida, aroma y colores pequeñas áreas de la ciudad que parecen inmunes a las condiciones circundantes.

Sólo en el municipio Libertador, la Asociación de Expendedores de Flores de Galipán ha instalado 40 establecimientos de estilo colonial en su mayoría, como manera de colocar directamente su aromático y colorido producto entre los consumidores.

Asegura el presidente de esa organización, Gilberto González, que ese número de quioscos “son suficientes” para atender la demanda y colocar la producción floral del poblado avileño.

Igualmente indicó que sus asociados se cuidan de no invadir los espacios de los peatones, así como de cuidar sus parcelas y alrededores de las avenidas que ocupan los puestos de flores.

“Se les exige a los miembros tener una papelera, así como sacar la bolsa de basura en el horario de recolección o botarla en los contenedores para que no demos una mala imagen”, señala González.

Todo con cuidado

 

El jefe galipanero aseveró que los galipaneros son conservacionistas y ambientalistas.

“Cuando botamos el agua por el alcantarillado nos aseguramos de que no tenga residuos florales para no taparlo. Cuando es tiempo de sequía aprovechamos el agua de los tobos para regar las matas y árboles que tenemos alrededor en las macetas o paseos”, señala. Todo es parte de una estrategia que, como dice, los hace ecologistas por vocación.

Flor de pocos pétalos

 

El mercado natural de los artesanos y sembradores de flores de Galipán es, desde hace siglos, Caracas.

Inicialmente su campo de acción fue Libertador por el gran número de iglesias y templos que posee. No obstante, con el correr de los años han buscado acercarle este natural producto a todos los capitalinos, pero el camino hacia las extensiones de la ciudad ha sido más empinado que aquel que se toma para llegar a este pueblo en el Avila.

“Es difícil porque hay que adecuar las normas”, dijo al señalar que ha logrado que en Baruta y Sucre se modificaran las respectivas ordenanzas para darles cabida. En cada uno de estos municipios la asociación de expendedores de flores de Galipán tiene cinco quioscos.

Mientras en Chacao la situación es más complicada porque en su estatuto pese a que se les cataloga no se les da entrada a nuevos establecimientos desde 1998.

“Chacao es un muy buen mercado. Sus habitantes se trasladan hasta Libertador o Sucre para adquirir nuestras flores”, dijo al resaltar que sus productos son del día.

“Entregamos calidad a nuestros consumidores, además les ahorramos tiempo y dinero”, manifestó.

La oferta de sus productos se centra principalmente en las rosas traídas de los estados Miranda y andinos (Mérida, Táchira y Trujillo); del primero también consiguen crisantemos, aves del paraíso y claveles. Mientras, de Galipán bajan cotidianamente lirios, calas y girasoles, las flores que mejor se dan en esas tierras avileñas.

Para acercarse al público, en sus inicios se centraron en promover la instalación de quioscos de estilo colonial, “pero nos percatamos de que debíamos adecuarnos a la arquitectura del lugar, por lo que creamos los modernos”.

Añadió que se han dado cuenta de que para alcanzar sus objetivos debían asociarse y luchar juntos, pero asegura que no es suficiente, por lo que se están inscribiendo para competir en las próximas elecciones de concejales. “Es la única forma de ver que nuestras propuestas lleguen por lo menos a ser discutidas”, señala el vocero.

Opinó que el clima político los afectó.

“Yo llevaba mi estadística y antes de que se caldearan los ánimos les vendía flores a por lo menos cien personas. Hoy por hoy, me vienen si acaso la mitad”, señala. Además de la crisis política, en la crisis económica uno de los primeros rubros que se omiten cuando el bolsillo comienza a apretarse es el de la belleza, y las flores, por supuesto, son víctimas estelares de ella.

Pueblo cultivado

 

De acuerdo con González, los pobladores de Galipán siempre se han dedicado a la siembra de distintos tipos de flores.

No obstante, la vaguada de 1999 generó que parte de la cosecha se perdiera y que una parte del rico suelo de la majestuosa montaña se erosionara, haciéndolo no apto para la siembra.

“Nos propusimos echar para adelante y así lo hicimos”, dijo este artesano y expendedor, quien lleva más de treinta años en el mercado. Expuso que quienes se retiraron de la actividad de la floricultura abrieron posadas para recibir al turista.

Igualmente, otros abrieron sus pequeños negocios en la montaña y extendieron el concepto al ofrecer “fresas, duraznos e higos, que nada tienen que envidiar a la Colonia Tovar”, afirmó.

 
Leave a comment

Posted by on May 22, 2005 in Lugares añorados

 

Tags: ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: