RSS

Cuando llegue de caminar aquella mañana

30 May

La señora cartera lo había dejado en el buzón

A principios de este mes recibí un paquete que me mandaron de mi casa de Caracas, contenía entre otras cosas siete cintas VHS (de seis horas c/u) full de “Café con Pan”, que me he devorado en el término de seis días, doy las gracias públicamente al Sr. Manolo que tan gentilmente lo trajo a esta orilla.

El programa de Lazo y de Simón a veces resulta entretenido, loco e incoherente, asi como en “equilibrio inestable”, pues bueno en uno de los programas vi las pulseras de la bandela de Venezuela, que antojo, diossssss que ganas de tener alguno de los modelos.

Chateando con la otra orilla comentamos que el programa de Franco de Vita a mi me gusto, aunque habia opiniones que estaba malísimo, pero yo desde mi sentimiento idealizado lo encontré bien bonito, además a Franco nunca lo podré olvidar, organizar un concierto en Gijón fue la experiencia mas gratificante que he tenido en España y él fue uno mas que se sumo a la organización gratuítamente (como yo misma). Comentamos lo de las pulseras y los últimos modelos, la de la bandera, la de la vino tinto; a todas estas yo tenía las del Principado de Asturias (amarilla y azul) y se nos ocurrió hacer un intercambio.

Llevo una semana esperando que lo que inventamos las dos en las dos orillas llegara, habiamos acordado que aprovechando que Luchi venía a Madrid me enviara a esta orilla las pulseras de la bandera de Venezuela, llegó a Madrid en domingo y pensamos que el lunes ya podría el sobre en el correo, el miercoles no llegó nada al buzón, ni el jueves, ni el viernes, ni el sábado……..Le habían dado el dinero para los costos de estampillas (aqui sellos) pero se ve que sus múltiples compromisos, sus idas a los toros, al futbol, coincidiendo con la Feria de San Isidro; cuando ya teníamos las esperanzas perdidas de que el sobre llegara, el domingo la “caze” entrando al MSN de una manera furtiva a hora intespectiva, ¡¡¡¡¡¡¡¡ohhhhhh suerte¡¡¡¡¡¡ como era la hora tonta del domingo aproveche para planchar la ropa (la actividad que mas aborrezco del mundo) y estaba frente al monitor de la computadora, guaauuuuu el cartelito se levantó e inmediatamente le escribí, ella todavía estaba en Madrid y me dijo que habia puesto el sobre en el correo el sábado, nos saludamos y hablamos cinco líneas.

El  miércoles salí a caminar,  el día estuvo explendido, con sol, ya voy a ponerme en el banco del parque para agarrar mi bronceado caribeño en el Cántabrico, ademas de aprovechar cualquier salida para caminar por la acera que hace sol, la gente criolla empezará a decir “fia del alma pero que calor hace”, yo estaré féliz, me levataré temprano, es una actividad diferente cuando sale el sol. Al abrirse el ascensor me encontre con una vecina que ha tenido un bebe recientemente que esta muy hermoso, en esta nuestra comunidad la gente parece osca, estan como enfadados los unos con los otros (así me dijo el Sr. Cuesta el otro día que me agarro en el parque) y ni me ocupe de ver el buzón al salir del edificio. Cuando venía por la acera de regreso de mi caminata la moto de la cartera no estaba, oh oh, alomejor hoy no vino, abri la puerta del edificio y lo vi en el buzón, así como medio colgandito, me costo sacarlo, pero valió la pena; la barra de pan canilla (aqui baguette o cuarto largo) se partió a la mitad, el sobre de manila lo abrí en el ascensor, vi que traía chocolates Savoy, hummmm que rico, las pulseras por finnnnnn, pero lo mejor de todo fue saber que fue mandado con cariño, puesto con cariño en el correo a pesar de la espera y de la tarifa mas barata y recibido con muchísimo cariño.

Señora cartera, es usted un encanto, antes había un señor cartero, recien mudada a esta casa me toco al timbre y me dijo “carta internacional” con una emoción como la mía de hoy al recibir el paquete de las ilusiones. No si ya lo hemos comentado siempre “las cartas que no se ponen en el correo nunca llegan, las demás siempre vienen a su destino”

Aprovechando el paquete del Sr. Manolo, me apunte a la moda religiosa

C dijo que se ponía una sola y hasta se baña con ella

 
2 Comments

Posted by on May 30, 2005 in Nuestros cuentos

 

Tags:

2 responses to “Cuando llegue de caminar aquella mañana

  1. maria luisa

    June 1, 2005 at 5:01 pm

    Me gusta tu blog. Gracias por tenerme en tus referencias.¿Estás en Caracas o en Madrid?

     
  2. Nima

    June 1, 2005 at 6:04 pm

    Gracias, humilde pero loco como me dicen en la otra orilla. Tu blog no me lo pierdo ningun día, estoy en Asturias (España), lejos de Madrid pero muy cerquita de Caracas con el corazón. Saludos

     

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: