RSS

Partes inutiles del cuerpo humano

20 Aug
Hay gente en este mundo que se pone a averiguar cosas que me llaman la atención, yo me he preguntado algunas cosas, pero como tiendo a descartar las cosas inutiles de mi entorno, a veces me digo “en que cosas piensas”. Este artículo me da parte de la razón. Lo copio tal cual de www.elaragueno.com, porque mañana ya no estará y tampoco podremos consultarlo en “ediciones anteriores”, se ve que ellos aplican mi misma filosofía, pero en este caso sería útil consultar algunas de las maravillosas cosas que publican cási todos los días y los fines de semana sin dudarlo.
 

En nuestro cuerpo se esconden 22 partes inútiles

 

Inútiles, restantes de la época en que fuimos primitivos, en el sentido físico de la palabra. Veintidós partes de nuestro cuerpo que, hace algún milenio, nos sirvieron para sobrevivir en un entorno salvaje: músculos para agarrarnos a los árboles, pelos para defendernos del frío, pies prensibles para agarrar los objetos. Y que ahora, en las ciudades hipermodernas en que vagamos cubiertos de vestidos y a la guía del automóvil, han quedado a recordarnos nuestras orígenes “de jungla”.

El mapa de lo supérfluo en nuestro organismo ha sido trazado por la revista Focus, y se extiende -literalmente- de pies a cabeza. La más famosa es el apéndice: lo sabes desde pequeño, que sirve poco, sino para inflamarse en los momentos menos oportunos; una vez, en cambio, cuando nuestro menú era sobre todo a base de vegetales, nos ayudó a digerir la celulosa.

Un sitio de honor entre las partes más “denegadas” también corresponde al cóxis: la cola la hemos perdido hace algún millón de años, pero en su recuerdo queda este grupo de vértebras que, cuando caemos, nos proporciona mucho más dolor del necesario.

Molestas también las muelas del juicio, aquellas cuatro muelas que, en nuestra boca, no tienen espacio para crecer, tanto que sólo el 5 por ciento las tiene sanas: el restante 95 es obligado a hacerlas extirpar por el dentista de confianza, visto que ya nadie vaga por las selvas comiendo plantas y raíces.

Incluso, el mismo pelo, según los expertos, sería un accesorio seductor sí, pero sin alguna función vital: aparte aquella de mantener nuestra cabeza al calor. Incluso los pelos, ya son superados -no sólo de la moda sino también del hecho que sean los vestidos para protegernos del clima y de ojos indiscretos.

Nuestras orígenes de “escaladores” son en cambio evidentes en el palmar grácil, un músculo que parte del codo y que sirvió para colgarnos de las ramas de los árboles: ahora una de cada cinco personas tampoco lo tiene.

También existe lo correspondiente en el pie, la plantilla grácil, para agarrar objetos; mientras el meñique sirvió para mantenerse en equilibrio sobre las plantas. ¿Ahora ya no, pero quién estaría dispuesto a liberarse de el?

De otra parte, estos restos de épocas remotas son quizás “equivocaciones de naturaleza”, en realidad la cuestión debería ser volcada: en vez de asombrarse si algo, desde nuestro punto de vista, no funciona, deberíamos apreciar bastante cuando todo se armoniza a la perfección, visto el modo casual en que procede la evolución. La presencia de estas partes “inútiles” se puede reconducir ante todo a la existencia de órganos de transición: ya no tienen el papel de un tiempo, ni se han transformando completamente, como ocurrirá, probablemente, dentro de algún centenar de millones de años.

Pero estos órganos supérfluos pueden ser también considerados como el resultado de aquellas “calles sin salida” que caracterizan la evolución: es normal que durante el proceso, sean embocadas calles sin salida: y esto porque no hay un proyecto orgánico en mente, todo ocurre por tentativas. Claro, existe algún detalle. La cavidad al lado del tabique nasal, por ejemplo, fue un potente receptor de olores, y sirvió para captar la “disponibilidad” de parte del otro sexo. Pero, también en este campo, nos hemos acostumbrado a ir en busca de otras “señales”.

 

 
 

Tags: ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: