RSS

La fiebre por las polvorosas

01 Sep
He sentido desde que Milsabores nombró las polvorosas unas verdadera fiebre por hacerlas y tenerlas en la boca, la sensación es fenomenal, sentir la arellina y la mezcla de lo dulce y a veces como unos pedacitos de sal es hummmmmmmm inolvidable, porque es una arellina tosatadita (modernamente con un crujiente). Después que Mil publicara la receta me puse a maquinar el día para hacerlas, pero que va no me resistí y ayer mismo me puse manos a la masa, nunca mejor dicho, porque la masa te tiene que quedar arenosa
En Canal Cocina dan un programa los sábados que se llama “Dulces Tentaciones” donde una mojita hace unas masas espectaculares, pues con esa idea de que debe quedar arenosa, la dulce monjita amasa con un cuchillo y va uniendo sin amasar y de verdad que el truco es espectacular y aplicable a las polvorosas.
Una vez que se tiene la arenita la aplasté con las manos y con un aparato de mechar o descorazonar manzanas fuy dandoles la forma, acoradandome de la estrategia del dedal de mi amiga Ana Luisa
Con mucha paciencia fuy sacando mis polvorositas una a una y llevando a un molde forrado por papel de aluminio, el horno estaba precalentando a 180º F
Salieron tres moldes lleno de dedalitos.
Cuando llego mi esposo, me dice ¿estas haciendo bizcocho? porque me huele a algo desde abajo cuando tome el ascensor, debes tener al vecindario enloquecido con el olor. Le mostre mis mini polvorosas
jajjajjaja la respuesta fue “vaya virria de galletas” jjajajajjaja, aaaaa le digo pero cuando las pruebes no vas a por dejar de comer y acto seguido empezó a comer ……y de verdad que el plato blanco cuadrado que se ve en la foto se lo despacho a gusto………tienes razón no puedo dejar de comer, son adictivas.
Tengo que advertir que la manteca que use fue de cerdo, la que me regalo mi tia la del pueblo; cuando mata los cerdos anuales siempre me guarda una lata de la manteca (en esta orilla se llama “unto” o “untu”), porque ella sabe que con eso yo hago esas “cosas venezolanas” que les llevo en diciembre (pan de jamón y hallacas) y que todos los años mis 11  primos siempre me piden, pero sera una historia que les contare otro día.
 
1 Comment

Posted by on September 1, 2005 in Nuestros cuentos

 

Tags: ,

One response to “La fiebre por las polvorosas

  1. Unknown

    September 2, 2005 at 2:46 am

    Epale Nima!Hace dias estoy por pasar por aqui a dejarte un comentario. Desde la oficina nos tienen bloqueado en acceso a la pagina de hotmail, y como debe uno darse de alta aqui con la direccion hotmail, pues lo habia estado dejando para despues, y luego en casa nunca me conecto……Mmmmm…. veo que debes haber engordado unos kilitos con tu fiebre por las polvorosas. Yo ni las hago ni las compro, porque al igual que tu soy capaz de engullirme cientos de ellas en un momento. No soy demasiado dulcera pero con las polvorosas hago una franca excepcion!Que bueno que Maria Luisa este multiplicando el gusto por cocinar cosas venezolanas. Recibe un abrazo y seguimos en contacto!Eva

     

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: