RSS

Carolina Herrera el glamour de una venezolana

21 Sep
CAROLINA HERRERA

“A ninguna mujer debería darle miedo envejecer”

Si el estilo tiene un nombre es el de esta diseñadora venezolana que, con sus exclusivos diseños, ha conquistado las pasarelas de todo el mundo. Esposa, madre y abuela feliz por la que no parece pasar el tiempo, habla de su gran pasión: la moda

 

Fue reina de la alta sociedad venezolana hasta que, a los 40 años, decidió algo sorprendente: empezar a trabajar. No le importó pertenecer a una de las familias más antiguas y  adineradas de Caracas, estar felizmente casada, ni tener cuatro hijos a los que poder dedicar todo su tiempo. Digna representante de la lista de las mujeres más elegantes del mundo, apostó por dejarse la piel en el universo de la moda y hoy su imagen representa la elegancia más refinada. Algo que se percibe nada más verla aparecer (de impecable blanco, ¿cómo no?) en la terraza del Hotel Ritz, de Madrid. Cariñosa y de risa fácil, estuvo encantada de compartir con AR algunos consejos para vivir con estilo.

“El dinero va contra la elegancia”, dijiste. ¿Se trata simplemente de un titular o de verdad lo piensas?
Claro que lo pienso. Si dispones de poco presupuesto,                 buscas con más criterio lo que realmente necesitas o te queda bien. Si tienes todo el dinero que quieras para comprar ropa, llega un momento en que no tienes límite y pierdes el control. Conozco a mujeres que han vestido siempre muy bien y, de repente, se han casado con alguien riquísimo y han enloquecido comprando.

Pero hoy se hace moda a precios más económicos y casi todo el mundo cambia su guardarropa cada temporada.
Sí, pero también hay gente a la que todavía le gusta comprarse cosas muy buenas para que le duren, y las mezcla con este tipo de moda más barata. Hay que saber combinar ambas cosas. El dinero no compra la elegancia.

O sea, que menos es más.
Sí. Yo creo que la gente, nosotras sobre todo, estamos muchísimo mejor con un vestido maravilloso sin excesos o accesorios.

Hoy las mujeres andamos siempre con prisa, ¿nos recomiendas preparar el día anterior la ropa que nos vamos a poner?
No porque, si la dejas preparada la noche previa, probablemente cuando te vayas a vestir ya no te guste lo que habías pensado. Es muy femenino cambiar de parecer en dos minutos. Eso me pasa a mí: salgo a comprar unos zapatos y vuelvo con un vestido de fiesta. ¿Por qué? No lo sé… pero, repentinamente, me apeteció horrores comprarlo. Yo creo que las mujeres nos movemos por impulsos: depende del estado de ánimo, del día, de cómo te sientas…

Los colores blanco y negro te suelen acompañar a todas partes.
Yo elijo el blanco siempre, me encanta. Y en invierno voy mucho de negro. Es un tono que te baja la energía anímica, pero sabes que vas a acertar allá donde vayas.
Y ayuda a pasar un poco inadvertida.
Efectivamente. Como hay tanta gente que va de negro… Es recomendable tener prendas negras en el armario.

¿Cuántas camisas blancas tienes en casa?
¡Muchas! Y no todas son de Carolina Herrera (risas). Lo que más me gusta es que tengan el cuello alto.

Nunca tuviste necesidad de trabajar. Sin embargo, has montado una gran empresa, y empezaste con 40 años y cuatro hijos.
Sí. Además, todo llegó el mismo mes: los 40, la primera colección de ropa, mi primer nieto… Fue muy divertido.

Tal vez piensan que ya ha pasado lo mejor de su vida o no ven ningún proyecto futuro a la vista que les entusiasme.
Es importante sentirte joven pero no engañarte, porque el espejo no miente. Si te empeñas en verte demasiado joven estás perdida, porque vas a salir a la calle vestida de niñita; lo que te quedaba bien a los 15 te sienta fatal a los 30, y mucho peor después. Y no hay cosa que envejezca más a una mujer que tratar de aparentar que tiene menos años. Toda esa mentalidad tiene que cambiar. Yo estoy envejeciendo a pasos agigantados, pero tienes que aceptar la vida y sus cambios.

 

Siempre insistes en que es muy importante vestirse según la edad. ¿Qué le recomiendas llevar a una mujer de 20 años?
A los 20 años no les recomiendo nada porque se pueden poner lo que les dé la gana: una minifalda, una maxifalda… Yo recuerdo que, con esa edad, me vestía cómo me apetecía, y estaba casada. Es después de cierta edad cuando debes tener cuidado con lo que te pones.

¿Y cuándo empieza esa “cierta edad”?
Después de los 35 tienes que dejar de vestirte de ‘niñita’.

Por ejemplo, ¿cuándo hay que dejar de ponerse trajes sin mangas?
Eso es una opción muy individual. Las mujeres tienen que saber exactamente cuándo tienen que dejar de enseñar los brazos. Lo último que flaquea visualmente son las piernas.

La mujer que tiene unas piernas bonitas, las conserva siempre.
Siempre. Sin embargo, hay que tener cuidado con enseñar mucho los brazos y llevar el escote muy abierto porque son zonas que, por más que hagas ejercicio, se estropean.

Para que una mujer esté más favorecida, ¿necesita gastar más?
Un poquito sí, porque la ropa buena queda mejor. Una chica de 15 a 25 años puede ponerse un trapito que encuentra por ahí por dos duros y está fantástica. Como mi hija Carolina. Pero también depende de la forma en que combinen la ropa.

¿Dedicarte al diseño fue un impulso o te animaron?
No. Yo tenía ganas de hacer algo diferente en mi vida. Me apetecía diseñar telas, tejidos… y cuando llegué a Nueva York puse en marcha la primera colección.

Por entonces ya llevabas años en la lista de las mujeres más elegantes. Seguro que hubo quienes dijeron: “Ya viene la típica señora elegante que quiere jugar a la moda”.
Sobre todo la prensa, dijeron que le dedicaría un año y me cansaría. Pero yo soy capricornio y, cuando empiezo una cosa, la tengo que terminar. Hay que probarle a la gente que no confía en ti que eres capaz de conseguir aquello que te propones. Y estoy encantada con mi decisión porque tengo verdadera pasión por la moda.

Eres una persona muy creativa, ¿afecta a toda tu vida?
Creativa y fantasiosa. Vivo en un mundo de fantasía delicioso. Pero, de repente, también aterrizo en la realidad.

Tú que no paras de viajar y que estás acostumbrada a que te observen muchísimo, ¿cómo preparas una maleta?
Yo creo que para todas las mujeres del mundo es una pesadilla hacer una maleta. Esta vez he venido a España con dos y una bolsa de zapatos, porque no sabía con quién me iba a reunir. Y me hace gracia porque, al final, siempre termino sintiéndome más cómoda cuando me pongo lo que a mí me gusta llevar, que es mi camisa, una falda… cualquier cosa sencilla.

¿Qué colores no te pones nunca?
Casi ninguno; quizá el rosado. El rojo y el amarillo me gustan.

Tienes dos líneas paralelas, Carolina Herrera New York y CH. ¿Cómo puedes llegar a todo?
Para eso hay que aprender a delegar. Yo lo superviso todo, pero sé que no puedo hacerlo sola. Creo que un equipo es lo más importante que tienes, porque son tus ojos. Y de él, y de cómo lo dirijas, depende tu éxito o tu fracaso. Yo aporto todas las ideas, los colores, las mezclas… y me reúno con el equipo de diseño, del que forma parte mi hija Patricia. Entonces, ellos me muestran otras cosas y decidimos qué hacemos, si alargamos una manga o la acortamos… Es un trabajo conjunto. Yo no me siento y dibujo la colección entera en una noche. El que diga que trabaja así, miente.

Dime algo que nunca te pondrías.
Un chándal con zapatillas deportivas para andar por la calle, a menos que esté haciendo ejercicio. No me parece adecuado, en especial cuando las mujeres se suben a un avión así (risas). Cada cosa tiene su momento: si vas a jugar al tenis, te pones calzado de tenis, si vas a montar a caballo, te pones tu equipo de montar. ¿Por qué tienes que ir por la calle vestida como si fueras a cabalgar? ¿Porque lo ha decidido un diseñador…?

Pero todo no es la ropa, ¿te maquillas cada día?
Sí, pero muy suave. Puedo salir a la calle con los ojos sin pintar, pero nunca sin barra de labios. ¡Nunca! Además, me los puedo llegar a maquillar sin mirarme al espejo. A lo mejor parezco disfrazada, pero me siento bien porque voy pintada. 

Volviendo a tus inicios en la moda, en Nueva York, creo que conocer a Jacqueline Kennedy fue muy importante para ti.
Jackie vino a mi vida doce años antes de morir. Me encantaba. Era una mujer absolutamente fuera de serie, pero no sólo por lo que llevaba puesto; tenía una visión muy clara de cómo debían verla los demás por fuera y, además, era increíble por dentro. Poseía una lealtad y un conocimiento de la historia gigantescos, era muy inteligente. A mí me ayudó muchísimo porque, cuando estaba empezando, yo no sabía manejar muy bien a la prensa, no la tenía a favor porque no confiaba en mí, y ella me dijo: “Si te metiste a hacer este trabajo, tienes que aceptarlo todo y conseguir que te respeten poco a poco. No los pongas en tu contra porque así no llegarás a ninguna parte. Has de ganártelos con tu trabajo”. Y siempre he intentado hacerle caso.

 

CON ESTILO PROPIO

l María Carolina Josefina Pecanins nació en Caracas (Venezuela), en una familia de terratenientes de ascendencia colonial: “De niña estaba dedicada a mis caballos y a mis perros, pero tuve la suerte de que mi madre impusiera disciplina y estructura en mi vida”.
l A los 18 años se casó, pero el matrimonio no funcionó y, ocho años y dos hijas después, se divorció: “Fue el primer escándalo familiar”. Al poco tiempo, se reencontró con Reinaldo Herrera, un viejo amigo de la infancia. Se casaron y se trasladaron a una impresionante mansión del siglo XVI con 65 habitaciones.
l Su gusto por el diseño llamó la atención de Diana Wreeland, gurú de la moda: “A veces se me ocurrían cosas y me las hacía un costurero de Caracas, aunque yo me vestía esencialmente de Dior o Saint Laurent. No tenía más aspiraciones. Pero Diana me animó a diseñar y, en 1980, presenté mis primeros 20 diseños en un apartamento prestado de Park Avenue”.

Mas información:

http://www.ar-revista.wanadoo.es/carticulos/94297.html

 
Leave a comment

Posted by on September 21, 2005 in Frandula y Frivolidades

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: