RSS

Ana Teresa Cifuentes, La perfecta ama de casa

23 Feb
He visto en un blog que si recuerdan a esta mujer entrañable que nos acompañó en la Televisión Venezolana un largo trecho de nuestras vidas, publico un humilde artículo que escribí con motivo de su desaparición física a principios de 2002. Los medios de comunicación venezolanos (escritos) fueron sumamente mezquinos con Ana Teresa y no le dedicaron (en Internet) ni una pequeña línea, claro habia “cosas políticas” (igualitas que todos los días) seguramente mas importantes.
 
 
 
 

 
A partir de Luisa Cáceres de Arismendi se podría desplegar en una iconografía donde cabrían todas las mujeres de nuestra memoria pública, desde Manuela Sáenz hasta Cecilia Pimentel, desde Teresa de la Parra hasta Virginia Betancourt, pasando por Conny Méndez, Susana Duijm, Ana Teresa Cifuentes, Argelia Laya y Flor Isava.Tuvimos el gusto de contar en la televisión venezolana con La Perfecta Ama de Casa, Ana Teresa Cifuentes, quien por mas de 25 años nos enseñó el arte del buen comer a dos generaciones, ella, descendiente de una gran cocinera, nunca se imaginó que las circunstancias de la vida la llevarían a hacer el programa que empieza a anunciarse a fines de diciembre de 1953 y en 1954 saldría al aire, con una joven y guapa Ana Teresa, quien descubrió en “vivo y en directo” que la naturalidad de explicar lo que sabia hacer fue el secreto de la permanencia en pantalla, sin libretos y sin apuntadores, como si estuviera en la cocina de nuestra casa.

  

La televisión venezolana de fines de los años 50 era básicamente de producción nacional. Era la época de los programas en vivo. En ese ámbito empezó a destacar Ana Teresa Cifuentes, que a través de Radio Caracas Televisión se situó como pionera de los programas de cocina. Afable y simpática, se mantuvo durante décadas como una de las favoritas del público.

Nadie como Ana Teresa Cifuentes, para guiarnos por los platos tradicionales de la mesa venezolana. Sus recetas, de fácil elaboración y con los ingredientes de toda despensa eran de una gran ayuda para quienes estábamos comenzando; con ella, en ni niñez, aprendí a hacer panquecas, chantillí, gelatina, quesillo, y más adelante el secreto del asado negro, o que las hallacas daban mucho trabajo, que elaborarlas era todo un arte y que si realmente disfrutábamos haciéndolas era mucho mas placentero llegar a degustarlas en compañía de la familia y de los amigos.

En los últimos años estuvo retirada, dedicada a su familia, hemos sabido de su lamentable desaparición, víctima de una penosa enfermedad. Hoy la recuerdo como emblema por excelencia de una época hermosa de nuestra televisión. Que descanse en paz.


Nos quedan sus libros, convertidos en un tesoro, de “La perfecta Ama de Casa” que hace tiempo, con muchisima buena voluntad e ilusión trajimos a nuestra biblioteca de Gijón, y estan a la disposición de todos aquellos deseosos de disfrutar algunas de sus recetas. Gracias Ana Teresa por dejarnos ese maravilloso legado de humanidad y conocimientos.

 
Leave a comment

Posted by on February 23, 2006 in Venezolanisimos

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: