RSS

El placer de comer el asado negro de Gladys Naranjo

19 Dec

En la avenida Lisandro Hernández, de Villa de Cura (Estado Aragua), usted encontrará el sabor especial del asado negro admirado incluso por comensales provenientes del interior del país, quienes encuentran en el restaurante “El Sazón de Mi Casa” el lugar perfecto para disfrutar de la gastronomía criolla.

Preparar un buen asado negro puede llevarle hasta 5 horas, pues el trabajo comienza con la limpieza minuciosa y cocción primaria de la carne conocida como muchacho, que será condimentada a su gusto con sal, ajo machacado, salsa inglesa, papelón o seis cucharadas de azúcar y una vez aliñada, el próximo paso consiste en disponer un sartén con suficiente aceite para ir dorando la carne dándole vueltas constantemente.

El secreto del asado preparado en el restaurante “El Sazón de Mi Casa” está en manos de Gladys Naranjo, quien, junto a un grupo de muchachas –en su mayoría familia-, se levanta bien temprano para adquirir los ingredientes que darán vida a su negocio durante el día: “Después que la carne está dorada, se procede a licuar pimentón, ají y cebolla, para, luego de cierto tiempo de cocción, darle el toque final con dos maltas, aunque hay algunas personas que lo aderezan con vino”.

Gladys Naranjo, junto a Milagros Naranjo, Martha Ávila, Nicolasa Villanueva y Leida Naranjo, destacaron las bondades de este plato que durante todo el año es servido en el restaurante con puré, arroz blanco, ensalada, espaguetis, caraotas y tajadas, según el gusto del cliente. Con la adquisición de una carne de muchacho sustanciosa, es posible servir hasta 10 platos, a razón de dos rodajas cada uno, que sin duda alguna encantará el paladar de quien lo deguste.

En la actualidad no hay familia venezolana -principalmente en la capital- que no conozca o prepare un asado negro. Es una verdadera delicia degustarlo tierno y jugoso, bañado en su salsa oscura. Prepararlo impregnará su hogar de un aroma exquisito y reconfortante. Su elaboración requiere tiempo, pero por encima de todo mucho cariño y paciencia para obtener el resultado deseado: Rebanadas de carne suaves, tiernas, bien cocidas pero jugosas, con una cubierta casi negra, y bañadas en una salsa oscura con un toque entre amargo y dulce.

MÚLTIPLES FORMAS

La elaboración de este plato venezolano tiene muchas variaciones, pues cada familia le da un toque que lo diferencia: Le agregan más de esto, menos de aquello, añaden vegetales o aceitunas, unos lo maceran desde el día anterior a su preparación, otros lo condimentan al momento de cocinarlo o le agregan vino a la salsa. En fin, muchas son las variaciones en el proceso de cocción, pero definitivamente la familia Naranjo, y especialmente Gladys, es la viva muestra de esas personas silenciosamente famosas en la cocina.

Fuente: Revista Intermezzo (Diario El Aragueño)

 
Leave a comment

Posted by on December 19, 2006 in Gastronomía

 

Tags: , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: