RSS

Marquinos un soñador que cocina divino

04 Aug
Les presento a mi primo (segundo), un soñador en los Picos de Europa, el avestrucero como le decimos cariñosamente.
Marcos Pascual cría las avestruces que alimentan la carta de platos de su restaurante en Bobia de Arriba

las mil y una Asturias i Marcos fuera uno de aquellos indios que lucían pelo de caballo y montaban caballos a pelo -y la apariencia le da para ello-, estaría censado en la tribu como Pluma Ligera, por la actividad ganadera y gastronómica a la que consagró sus ahorros y sus días.

En Bobia de Arriba o Bobia Riva levantó hace ocho años las vallas de un fuerte de pico y pluma que mantiene balizado con una bandera roja y una imagen del Che regateando los cuatro vientos de los Picos de Europa. Allá incuba una plumífera colonia de avestruces y codornices que ponen el huevo con la dedicación del criador, a cargo del servicio de habitaciones para que a los estirados bichos no les falte de nada. «Ya probé a da-yos veinte euros pa que vayan a comer por ahí algún día y me dejen descansar, pero no hay forma», bromea.

Marcos Pascual Asprón, de 35 años, lleva en sus botas ceniza de mil chimeneas. Nació en el Friburgo suizo, se crió en Extremadura y vivió en Baleares antes de diplomarse como ganadero en Cataluña y detener sus pasos en Asturias, «cansado ya de dar vueltes», dice.

En Ibiza, mientras subía y bajaba como instalador de ascensores, cayó en la sospecha de que su vida se estaba quedando atrapada entre la planta baja y el semisótano. La familia conservaba casa y praos en Onís, y fue su padre el que le dio el empujón necesario para montar esa explotación ganadera, en la que derivó la búsqueda de «algo diferente, en medio de la naturaleza».

«Esti animal funciona muy bien pa una granja», añade empuñando un par de crías de avestruz que no levantan medio palmo del suelo. Con buenos cuidados y una dieta sana -porque estos pollos también son pitos de caleya- engordarán cien kilos en un año para convertirse en los más altos picos avícolas de Picos, con un alzada de dos metros… y pico.

De pluma y tenedor

Marcos elogia las cualidades nutritivas del avestruz, del que, como el gochu, se aprovecha casi todo. Las cáscaras de sus huevos dan a luz lámparas y la piel se acomoda en las sillas del comedor de El Rexacu, el restaurante y hotel rural que este renacentista del medio rural -cocinero, ganadero y artesano- abrió a pocas zancadas de la granja en la que trabaja y vive.

Chorizo, paté, lasaña, callos, solomillo o escalopines. La carne baja en colesterol de la especie animal inmigrada de África llena una carta de tenedor y pluma que se curraron Marcos y Álvaro, el otro profesional de la cuchara. Y el safari gastronómico va aún más allá. «Preparamos platinos especiales con codorniz y ahora estamos probando con ortigues y leguminoses naturales de la zona», advierte.

Pero Marcos quiere distanciarse de los fogones, centrarse en la cría de las aves trotadoras y ganar algo más de tiempo propio con el que picotear la carretera montado en su Harley Davidson, una moto tapizada con el pellejo de un avestruz, claro.

Visitar la Web del Hotel de Marcos: El Rexacu (http://www.elrexacu.com/)

Fuente:

http://www.elcomerciodigital.com/pg050804/prensa/noticias/Contraportada/200508/04/GIJ-ULT-123.html

 
Leave a comment

Posted by on August 4, 2005 in Asturiania

 

Tags: , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: